Más formación en ciencia y matemáticas para docentes de Primaria

La formación en STEM es fundamental

“Los maestros de la escuela primaria necesitan ser formados en ciencia y matemáticas”

Nota: El acrónimo STEM está compuesto por las iniciales en lengua inglesa de los vocablos: Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

Esta podría ser la traducción del titular de la columna publicada en USN (US News) y que puedes leer integramente aquí, por supuesto en inglés y, escrita por Anthony Murphy, director ejecutivo del Centro Nacional de Educación Primaria del STEM en la Universidad de St. Catherine en St. Paul, Minnesota

Traduzco algunos parrafos del mismo que presentan una claridad meridiana y que, pienso, debería hacernos reflexionar.

 

Cada vez más, los líderes empresariales, educadores, expertos de la industria, y otros se unen en torno a la importancia de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en la educación. Este es un tema clave para la educación K-12 (Primaria y Secundaria Obligatoria en España) y es un requisito para crear el tipo de mano de obra que necesita nuestro país. El gobierno de Obama ha concentrado claramente en esto como una iniciativa de educación y un imperativo del negocio.

Si Estados Unidos quiere mantener su poder económico, entonces vamos a necesitar una mano de obra de personadas formadas STEM que puedan satisfacer las demandas de las empresas en una economía cada vez más complejo y guiada por la tecnología.

De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Georgetown predice que en el año 2018, 8 millones de empleos en la economía de EE.UU.  requerirán un título universitario en STEM – de los que sólo 170000 corresponderán a Minnesota.

 

Como profesor de ciencias de secundaria y profesor universitario, me he dado cuenta de que tenemos que empezar a principios de la educación STEM, con nuestros hijos, sobre todo en la escuela primaria y posiblemente incluso antes.

Los niños al nacer son científicos naturales, ingenieros y resuelve problemas. Consideran el mundo alrededor de ellos y tratar de darle sentido a todo cuanto ocurre de la mejor manera que saben: tocando, probando, construyendo, desmontando, creando, descubriendo y explorando. Para los niños, esto no es educación. ¡Es divertido!

Sin embargo, investigaciones realizadas prueban que, al alcanzar el cuarto grado, un tercio de los niños y niñas han perdido interés por la ciencia. En el octavo grado, casi el 50 % ha perdido el interés o la considere irrelevante para su educación o sus planes futuros. En este punto, en el sistema K-12 (equivalente a la Educación Primaria y Secundaria española), la fuente de estudiantes especialistas en un futuro en STEM se ha reducido a la mitad. Eso significa que millones de estudiantes han cerrado o carecen de la confianza para creer que pueden hacer ciencia.

 

Los maestros efectivos con conocimientos del contenido científico y de matemáticas juegan un papel clave en el rendimiento estudiantil. Muchos profesores de STEM en la escuela secundaria y escuela media tienen una titulación afín a sus materias pero los maestros de primaria son generalistas y, por lo general, mayores, con muchos años de trabajo, en educación.

Por lo tanto, si los maestros en la escuela primaria son generalistas, ¿están preparados para enseñar con eficacia STEM? La investigación muestra que muchos maestros de primaria se sienten preocupados por la enseñanza de materias STEM. Si ellos mismos no tienen confianza, ¿cómo pueden transmitir la pasión y el conocimiento a sus alumnos?

Esas son preguntas que se han realizado en la Universidad de Santa Catalina, con el objetivo de abordarla en su Centro Nacional de Educación Primaria de STEM.

Hemos desarrollado un programa que ayuda a los maestros de primaria a superar la ansiedad, sumergirse en temas STEM y desarrollar la confianza necesaria para convertirse en maestros efectivos para las necesidades del mañana.

Los cursos son co-impartidos por miembros de STEM y el equipo de profesores de educación que colaboran para crear un ambiente positivo y productivo para los profesores participantes en esta formación. El contenido es académicamente riguroso y cumple con los estándares estatales y nacionales (…)

 

¿Qué opinión te merece? ¿Realista, alarmista? ¿Tenemos en España el mismo problema? En caso afirmativo, ¿deberíamos poner en marcha alternativas similares? ¿Consideras que es suficiente la formación científica y matemática que reciben los estudiantes universitarios de Magisterio, futuros docentes en Educación Infantil y Primaria?…

Loading Facebook Comments ...

5 comments for “Más formación en ciencia y matemáticas para docentes de Primaria

  1. 09/09/2011 at 13:26

    Tal vez se desprende de mi comentario que me parece que la formación inicial del profesorado está bien como está. No es así, ni mucho menos, pero más formación en STEM para los maestros y maestras suena a más créditos en unas disciplinas a cambio de créditos en otras, y eso no resolvería nada… A principios de verano, tuve la suerte de dar clases de apoyo a una estudiante de Magisterio, que debía examinarse en unas pocas semanas de Matemáticas. Me gustó mucho el programa de la asignatura, muy relevante para alguien que va a enseñar Matemáticas en Primaria, y sin embargo, esta persona (que aprobó su examen finalmente) lo hará francamente mal si debo juzgar por sus conocimientos actuales y su forma de comportarse ante las matemáticas. ¿Se resuelve eso con más horas de Matemáticas durante la carrera? No lo creo. Se resuelve con OTRA CULTURA MATEMÁTICA EN LA EDUCACIÓN, OTRA FORMA DE MOSTRAR LAS MATEMÁTICAS: compartirlas, admirarlas, utilizarlas, y bajarlas del pedestal de la Ciencia Exacta (que nunca fue).

    Ayer hablábamos con nuestro hijo sobre los estados de la materia (está en 2ºESO) y decía que le gusta mucho más la física, porque puedes interpretar, hacer tus propias aproximaciones a la comprensión de los problemas “no como en Matemáticas, donde las cosas son como son, de una sola manera, y ya está”. Luismi, tu me entenderás: me invadió la tristeza… Porque siendo exactamente al revés (que la Naturaleza es como es, y sin embargo las matemáticas son ideadas por el ser humano), hemos conseguido que sean lo más rígido y ajeno para la mayoría de la población (bueno, nosotros no, nosotros tratamos poco a poco de desmontar esa fortaleza, ¿verdad?)

    Un abrazo, Luismi, y gracias por darme la oportunidad de reflexionar, una vez más.

  2. 09/09/2011 at 08:39

    Cuando se habla de formación en matemáticas no creo que se refiera a tener conocimientos técnicos muy sofisticados. No creo que se piense en lo importante que es derivar o integrar o alguna otra técnica más o menos sofisticada. Creo más que se trata de potenciar las capacidades analíticas en todas aquellas cuestiones que admiten un enfoque desde la óptica matemàtica. Para eso hacen falta muchas horas de reflexión sobre el lenguaje, las técnicas, los orígenes de los problemas que quedan bajo el paraguas de esta óptica. Para eso hace falta formación generalista y formación matemática. Esta última brilla por su ausencia en la formación de los futuros docentes de primária y no se estimula en la formación permanente de profesores.

    Gracias por atender esta breve intervención

  3. 08/09/2011 at 22:58

    Sí y no.

    No todo se puede cifrar en términos de necesidades del sistema, y en particular, las necesidades productivas. Sin embargo, para todo es necesaria la creatividad, en especial para la resolución de problemas (personales, sociales, económicos…), pero también para disfrutar de la vida, para mirar con unos ojos grandes, grandes, todo lo que a una le pasa. Y la ciencia, como las matemáticas, como la tecnología, son grandes viveros de creatividad (de otras cosas también: disciplina, lógica, perseverancia….)

    Ahora bien, enseñar ciencia o matemáticas o tecnología no es lo que sirve, sino enseñar a hacer ciencia, a usar matemáticas o a inventar “tecnología”; eso es lo que potencia la creatividad, además de proporcionar un conocimiento del mundo en que vivimos al mismo nivel de importancia que la historia del arte o los idiomas. Hacer, hacer, hacer.

    Y en la segunda parte de la cuestión, la de la formación STEM… No importa tanto que es lo que estudiaron los maestros y maestras, sino que, de hecho, estén formados para lo que tienen que hacer. A mí me gusta la idea de maestros generalistas, porque implica tener una visión más integrada de la realidad. La obligación de un o una maestra es mantenerse actualizado, mejorar su conocimiento del mundo, y cada una cojeará por un sitio. Hay quien lee todos los días dos o tres periódicos, y quien está suscrito al National Geographic. En el caso de la enseñanza básica, creo que se trata de honestidad: una ya sabe cuales son sus lagunas, y donde tendría que hacer hincapié, en qué tiene que formarse. Más importante me parece estar segura de lo que se hace que saber integrar y derivar para que las niñas y niños aprendan a representar datos, aproximar cantidades o entender cómo es nuestro sistema de numeración. Más importante me parece saber cómo hacer comprensibles los conceptos básicos de la genética y la herencia que se capaz de entender el último artículo sobre el tema en Nature. No hacen falta conocimientos de partida muy avanzados, creo yo, en las materias, si los que tenemos los tenemos realmente; hace falta, más bien, saber cuáles son nuestras limitaciones y tratar de superarlas…

    En resumen, yo misma, que soy química, tengo conocimientos de Lengua Castellana, Matemáticas, Conocimiento del Medio (social, y natural), Plástica, Música, suficientes para transmitir todo el curriculum de primaria en esas materias, pero tengo que aprender cómo, con qué medios, qué es más efectivo, cómo aprende cada cosa un niño de 6 años, o una niña de 10… Y si me siento vulnerable en Música, me lo estudio ¿no?

    Si hablamos de los niveles más altos (bachiller, por ejemplo) ese “generalismo” es más difícil, pero en cualquier caso, el profesorado debe ser intelectualmente activo, culto, interesado por el mundo que le rodea, y eso proporciona los contextos necesarios. Los intereses personales concretos de cada una son los mejores y más motivadores orígenes de contextos, según lo veo yo, y si a estos añadimos los del alumnado, miel sobre hojuelas… Como apunta José Luis, los compañeros y compañeras son unos formadores muy adecuados en este sentido…

    Y voy acabando, que habrá que hacer alguna otra cosilla aparte de soñar ;D

  4. 08/09/2011 at 21:16

    Yo, sinceramente, sí creo que algo de este problema tenemos. La formación disciplinar que tenemos el profesorado es hija de su época. No hay relaciones, no hay contextos… Muy académica fue. Y sería bueno cambiar con actualizaciones disciplinares. Pero no más de lo mismo, no. Que yo ya sé leer libros. Y para escuchar callado no tengo tiempo. Formación más en plan facilitación. Qué elementos son claves y por qué, qué conexiones existen con otros campos.

    Y la formación recibida no creo que deba ser biología para biólogos o matemáticas para matemáticos. O sí, pero no solo eso. Yo necesitaría economía, derecho, literatura, teoría de comunicación, matemáticas, física, química…

    O sea… ¿Sería posible facilitarnos el conocimiento unos especialistas a otros?

    • 09/09/2011 at 07:12

      El “aprendizaje entre iguales” que subrayamos como importante en la escuela, es vital en cualquier ámbito educativo, profesional y de nuestra vida diaria. Coincido plenamente con el compañero José Luis.

      En la formación comentada atisbo algo de eso, … luego, por ahí van bien, María.

      Si algo veo bien en EEUU es la capacidad que tienen para mostrar sus limitaciones/defectos/carencias en público, creo que nos falta mucho por andar en esa línea, María. Visibilizamos con demasiada frecuencia las victorias y escondemos lo que no ha salido tan bien como esperamos, cuando ésto es lo que realmente nos hace avanzar, lo que no ha tenido errores.

      Otro aspecto de vital importancia es la capacidad para pasarse “recetas” de unos a otros profes, aunque sean muy simples y en algún caso nos puedan parecer insignificantes, pero muy útiles, para aquel que recién echa a andar.

      Suelo decir que cuando intento explicar algo, me salgo de las matemáticas, necesito más, ahí es donde entra el generalismo y el nivel que adquirimos en nuestra formación, como docentes y como personas, formación reglada/no reglada e informal, para enriquecer los métodos de enseñanza en el aula. Pero, sinceramente, creo que depende demasiado de la persona, de su honestidad y de muchos factores más … y ahí, se abren muchas posibilidades.

      Yo, como Licenciado en Matemáticas, puedo hacer un experimento en un laboratorio, preparándolo muy a conciencia, perfecto, vamos, a mi manera, pero … como algo falle, … además no sacarle todo el potencial educativo/didáctico/utilitario del mismo.

      Con la información que hay en la red, podría atraverme incluso a hacer un libro de medicina pero … En fin, es mi modesta opinión, …

      Gracias, amigo José Luis, como siempre.

      Gracias María, por venir a mi casa virtual incluso desde los Estados Unidos para dejar tu párrafo de sabiduría a disposición de todas las personas que visitan y leen en este pequeño rincón educativo virtual.

      Seguimos … sin prisa pero sin pausa.

Anímate y deja tu comentario. ¡Tu opinión me interesa!