Pigmalión positivo en el aula (Combustible emocional para el aprendizaje)

El verano es época de hacer otras cosas, no sólo de descanso ya que el día da bastante de sí. Es época de hacer muchas otras cosas que durante el resto del año no puede uno hacer en tantas ocasiones como debiera o quisiera.

Y, una de las cosas que echo en falta es: la reflexión.

Y en ello andaba, reflexionando mientras disfrutaba revisando vídeos de trabajos de aula con mi alumnado. Y meditaba sobre lo somos capaces de conseguir en grupo en tan poco tiempo;  con confianza, buen clima de aula y predisposición positiva para hacer las cosas. Creyéndonos que somos capaces de hacer las cosas y que somos capaces de hacerlas bien, además.

Errando, como es normal (Errare humanum est) pero, al mismo tiempo, aprendiendo y alimentando el aprendizaje mediante los errores, siempre con pendiente positiva (en crecimiento permanente, siempre hacia adelante) y demostrando finalmente que lo hemos conseguido.

Pero claro, difícilmente inventamos nada, ya está casi todo hecho. Cada cosa tiene su nombre y, probablemente, ya ha sido estudiada o trabajada de algún modo. Un nombre que conocí a posteriori de aplicar esta metodología en el aula, y en otros ámbitos de trabajo grupal distintos al académico, y un vídeo muy esclarecedor que la resume y que suelo poner a mis alumnos cada curso.

Un vídeo que quiero compartir con vosotros y que lleva el nombre de este fenómeno y que no es otro que: Efecto pigmalión

Te dejo que disfrutes del mismo y reflexiones, sobre lo importante que es creer en uno mismo y que crean en ti.

Evidentemente, el que yo aplico y comento es el efecto pigmalión positivo, existe también el opuesto, el negativo, que como podrás imaginar tiene efectos devastadores y que quizás explica muchas de las cosas que ocurren en la escuela, y en el aprendizaje matemático que es en el que me muevo.

Pero, la verdad, de éste último, ni entiendo, ni quiero entender. Es más, no me apetece ni escribirlo ni tan siquiera pronunciarlo. ¡Me quedo con el primero y lo recomiendo encarecidamente!

¿Opinas lo mismo que yo? Déjame tu comentario, si te apetece reflexionar en grupo y en “blog” alta.

¡Feliz verano!

Loading Facebook Comments ...

7 comments for “Pigmalión positivo en el aula (Combustible emocional para el aprendizaje)

  1. Emilia Mejia
    13/09/2012 at 22:46

    Hola!, tu blog esta genial, me encantaría enlazarlo en mis webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambas partes.

    Me responde a munekitacat19@hotmail.com
    Besoss
    Emilia

  2. 03/08/2012 at 14:38

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Primero en que estas fechas también son una gran ocasión para buscar esos momentos de reflexión…
    Segundo, referente el efecto “pigmalion”, parece difícil obviar la información previa de un alumn@, pues teóricamente esa información es la que debiera servirnos para hacerles crecer y ayudarles a mejorar. Aunque muy a menudo lo que sucede es que se acaba etiquetando y prejuzgando a los mism@s.
    Con todo, lo suyo seria no marcarnos ningún tipo de expectativas con respecto a los alumn@s, y si en todo caso, referente a nuestro trabajo y labor con respecto a ell@s.
    Salutacions,
    @msayrach

Anímate y deja tu comentario. ¡Tu opinión me interesa!